martes, 3 de junio de 2014

Andenes de Inagua Veneguera

El sábado 17 de mayo nos dirigimos al oeste de nuestra isla, concretamente a las cercanías de Tasarte para subir hasta Inagua y finalmente descender hasta llegar a las cercanías del caserío de Veneguera.

Un coche, tras parada en la gasolinera de los taxistas en Maspalomas, se quedó en el final del camino de regreso y en el otro nos dirigimos todos juntos hasta el comienzo del camino de subida. Comenzamos el ascenso hasta llegar a un hermoso saliente donde nos sacamos la tradicional foto de grupo. Seguidamente, y siguiendo el camino, nos encontramos con un viejo horno de tejas. La maleza hizo que alguien tuviese que ponerse los bajos del pantalón por miedo a los arañazos. Nos paramos a comer en una cueva con unas vistas impresionantes, ¡todo un auténtico lujo!

A partir de aquí comenzó nuestra odisea, que si a la izquierda, que si a la derecha, que si el GPS nos manda para la derecha, que no, que era para la izquierda…En total una hora inspeccionando el terreno hasta que Ojeda se da cuenta que el marcador lo ponía él en la pantalla con el dedo. Por fin encontramos el sendero que transcurre por el borde del acantilado con unas vistas inmejorables, cuevas indescriptibles, vegetación agarrada al risco de forma inaudita… Luego abandonamos el sendero para dirigirnos a Inagua, bordear el barranco y encontrarnos con un pilancón donde nos refrescamos, ¡un baño reconfortante! Subimos a la pista que conduce a la casa de Inagua y desde allí por el sendero que desciende hasta la carretera. 

Como anécdota de la jornada, el alumnado poco aplicado a la hora de recibir las clases de funcionamiento del GPS días anteriores y la bajada del amigo José Luis por el medio del barranco él solo.

Ya de regreso parada obligada en Casa Lolo, cervecitas, aceitunas, queso garafiano y los tradicionales tomates con sardinas, atún y, en esta ocasión, también con caballas. Nos deleitaron con un plato por cabeza de rancho que estaba para chuparse los dedos.


Ya en Arucas cafecito con helado, y esperando a la próxima.