domingo, 24 de febrero de 2013

Manual de senderismo

Dicen que el saber no ocupa lugar...y en este caso menos porque la información es virtual

Siempre es bueno ponerse al día con la actividad que practicamos

Manual de Senderismo

Que lo disfruten

Tejeda Guardaya circular

La temperatura bajaba a marchas forzadas a medida que nos acercábamos a la Cruz de Tejeda

Seis graditos marcaba el termómetro del coche al paso por la cruz, y dos grados más cuando llegamos a Tejeda

Iniciamos el pateo desde el aparcamiento de la piscina municipal de Tejeda. Nos dirigimos a la carretera de Guardaya. Carretera de tierra que nos levó hasta el fondo del barranco de Tejeda, siempre con el Roque Bentayga vigilándonos

Los almendreros cargados a más no poder

Nos encontramos muy buena gente que nos permitió pasar por su finca para visitar un molino de agua, antiguo y abandonado. En muy mal estado de conservación

Nos encontramos varias casas, unas mejores y otras peores, totalmente abandonadas, y alguna casa, a la que casi se le puede calificar de casona por su techo de cuatro aguas, sus dos plantas y sus dimensiones. Nos quedamos rascados ya que sus ubicación se alejaba de nuestro camino. Otro día será

El barranco llevaba agüita, fresquita y trasparente

Allí empezamos la subida que nos dejó en la parte de abajo del pueblo de Tejeda

Antes de cerrar el circulo de nuestro pateo nos encontramos a alguien que nos invitó a pasar a su casa museo. En esta casa y en distintas estancias se pueden a preciar mil y un objeto de muchos de los oficios de los canarios que nos precedieron. Una barbería, todos los elementos de un molino de agua, sala de costura, con muchas máquinas de coser desde muy antiguas a mas contemporáneas.

Una zapatería de las de antes, con todo lujo de detalles. Desde la maquina del zapatero pasando por las hormas de madera, con las que se elaboraban las piezas. Carpintería, un "escusao" completo, con sus vasinillas. Cestería. Carretillas de hierro y de madera. Radios antiguas

Albardas de burros, planchas de la ropa de hierro, distintos cajones para medir el grano, una tienda con su caja registradora llena de monedas (perras, pesetas, duros, etc) y billetes (de cinco pesetas, de diez, de cien, etc)

Mesa con todos los elementos para hacer cuchillos de hueso  

En definitiva un sin fin de piezas, muebles y cosas que podrán ver con más detalles en las fotos

El museo es una iniciativa de Cuco Suárez García, un hombre que sin ayuda de ningún tipo mantiene abierto este museo para el deleite de todo el que lo quiera visitar. No cobra entrada sólo la voluntad del visitante. De verdad que merece la pena

Si nos ponemos de espalda a la piscina municipal y bajamos por la calle que nos encontramos a nuestra derecha daremos con el Museo de los Oficios Tres Cruces. Fuera tiene un letrerito 

Y de una forma personal me llevé una gran alegría porque me encontré casualmente a un amigo que hacia, como poco, quince años que no veía

Y colorín colorado...


Fotos de Rafael