domingo, 7 de octubre de 2012

Muy interesante

COMO CAMINAR EN MONTAÑAS.

Al caminar en laderas debemos desprendernos del natural instinto de "pegarnos a la montaña", ya que al inclinarnos hacia ella (según la creencia: "para estar mas seguros") lo que hacemos es generar fuerzas que mas bien tienden a facilitar que resbalemos de la ladera.

Por esto la mejor y mas segura forma de caminar en una ladera es totalmente erguido, lo que equilibra bien las fuerzas.




Progresión por Terreno de Montaña: Consideraciones y Técnicas Básicas.

Progresión por Terreno de MontañaCuando, por primera vez, una persona se adentra en verdadero terreno de montaña se da cuenta enseguida que el andar no es tan fácil como en terreno despejado y llano. El acto reflejo que día a día realizamos sin darnos apenas cuenta se convierte en algo más, en algo que requiere de nuestra concentración. No obstante es muy necesaria esa concentración puesto que si no le prestamos la debida atención podría llevarnos a sufrir algún tipo de lesión al tener que superar todo tipo de terrenos desfavorables, canchales, pedreras inestables, laderas inclinadas, firmes resbaladizos y mucho más. Vamos a ver más en detalle los terrenos más frecuentes que podemos encontrarnos en nuestras montañas del Sistema Central y las técnicas para afrontar los mismos.

1.- Laderas herbosas con distintos grados de inclinación.

Terreno de MontañaAunque en nuestras montañas la mayoría de las veces seguiremos algún tipo de traza de senda o sendero que nos evite realizar un “campo a través” en algunos momentos no nos quedará más opción que adentrarnos en bosques, pinares normalmente en nuestras montañas, y superar laderas herbosas inclinadas. Estos nos ocurrirá normalmente en cotas bajas o medias, prácticamente nunca en zonas altas de nuestras sierras donde la vegetación desaparecerá casi por completo.

El principal peligro al que nos enfrentamos en estos terrenos, sobre todo cuando las pendientes son fuertes, es el resbalón. Resbalón que puede producirse aún con mucha más probabilidad cuando el terreno y la vegetación están húmedos, ya sea debido a la reciente lluvia o a la helada o rocío de primeras horas de la mañana. En pendientes fuertes y con estas condiciones puede llegar a ser prácticamente imposible la progresión e incluso puede llegar a ser muy difícil o imposible nuestra autodetención en caso de producirse el temido resbalón. Es por todo esto por lo que en estos terrenos tendremos que adoptar siempre una serie de precauciones.

Como siempre en montaña, lo más importante es llevar el calzado adecuado para nuestra actividad y que además esté en buenas condiciones, teniendo especial cuidado en el dibujo de la suela. Con una suela desgastada o lisa tendremos todas las papeletas para resbalar en estos terrenos. Un sistema de apoyo, como por ejemplo un bastón telescópico, nos será de gran ayuda a la hora de progresar por estos terrenos. Se pueden llevar dos bastones, pero en estos terrenos donde el resbalón puede producirse en cualquier instante es más recomendable utilizar uno sólo para tener la otra mano libre para que en caso de caída nos sirva para autodetenernos de forma rápida, ya sea aferrándonos al propio piso o agarrándonos a lo primero que encontremos.

Aunque a alguien le pueda parecer extraño la dificultad aumenta al realizar travesías horizontales o descensos en este tipo de terrenos.

En el caso de travesías, lo fundamental es adoptar la mejor postura posible para conseguir una mayor estabilidad. Se trata de mantener nuestro punto de gravedad en nosotros mismos, no en desplazarlo hacia fuera puesto que cuando esto ocurre se produce el resbalón. La mejor postura posible la conseguimos cuando nuestros pies tienen la mayor adherencia al suelo, y esto se produce precisamente cuando nuestro punto de gravedad está centrado en nuestro cuerpo, es decir, cuando todo nuestro peso recae sobre nuestros pies. Nunca se deben adoptar posturas o posiciones que disminuyan esa adherencia. Así, por ejemplo, un error muy común en estas travesías o descensos es irse agarrando con las manos, mientras se progresa, a la propia pendiente. La posición en la que se obliga al cuerpo en esta situación favorece en gran medida la pérdida de adherencia por el desplazamiento hacia fuera de nosotros de nuestro punto de gravedad. Por todo lo visto hasta ahora la mejor posición a adoptar en estos terrenos será aquella que nos haga progresar lo más erguidos posible y a poder ser ayudados de un bastón que apoyaremos siempre en la lado del monte (lado de la pendiente).

Los descensos son aún más peligrosos y requieren, si cabe, una mayor concentración. Para conseguir aquí centrar nuestro punto de gravedad y así conseguir la máxima adherencia tendremos que adelantar un poco nuestro cuerpo y flexionar algo las piernas. Juega aquí un papel muy importante el uso de un bastón, que deberemos apoyar ahora siempre por delante nuestro y no muy alejado de nuestro cuerpo. Muchas personas tienden en esta situación a ir prácticamente sentadas sobre el terreno, posición ésta que en este tipo de situación nos hace perder mucha adherencia, por lo que esta técnica es un error en este caso. Si se llegase a producir un resbalón la mejor forma de autodetenernos es intentar girar rápidamente nuestro cuerpo hacia el terreno y utilizar las extremidades, siempre separadas del cuerpo, es decir, el objetivo será formar una especie de X y hacer la mayor presión posible sobre el terreno con nuestras manos, codos, rodillas y pies.
 
 
 
Pica en el manial de la montaña. Super interesante y didactico
                  Manual de la montaña

El TIEMPO siempre a tener en cuenta
                       El Tiempo

Agaete Bco. Oscuro Lomo del Manco Agaete (El Perola)

Con un sol de justicia pateamos el dia de ayer por los desolados campos de Agaete

Deseando que llegue el tiempo fresco y nos permita caminar sin agotarnos no queda otra que gastar lo que nos viene

En esta ocasión el calor se compensó por conocer zonas de esta caminata por donde algunos no habíamos pasado

Zona agradable aunque algo peligrosa por tener que andar, a veces, por lugares con tierra suelta y muy escarpados. Se imponian los batones y el paso firme

Llegamos, al fin, al bar de El Perola donde refrescamos con la cervecita y recuperamos fuerzas con los manises

Y para casa, que ya es tarde

Fotos de Rafael

Fotos de Juan Mateos

Fotos de Benjamín

Fotos de Pepe López

Fotos de Dani Perera