domingo, 16 de diciembre de 2012

Campanario Cañadón Sombrio Cañadón del Jierro La Culata de San Bartolome

No nos pudimos resistir de hacer la ruta de Bentejui y el día ayer nos acompaño, soleado sin viento, éramos cinco los salta riscos que nos ajuntamos y a eso de las 07:30 tomamos rumbo a la cumbre donde no si antes una breve parada a ca´los Rubios pal cortao, desde allí nos dirigimos al Pico de las Nieves, donde dejamos el coche y pusimos rumbo al campanario desde donde observamos el abismo por el que teníamos que transitar a los pocos instantes, sin que se divisara ni un camino de cabras, pero haberlas los había y muy llevaderos, los sonchus los verodes la cañaheja empezando a coger tamaño, nos alfombraba el sendero al comienzo de la bajada del Cañadón Sombrío, al dejar un poco atrás la verticalidad nos arrejuntamos para echaros el conduto, seguimos el camino bien amojonado hasta llegar a un paredón con una ventana que se la conoce como paso del agujero y que al cruzarla ya nos metemos en el Cañadón del Jierro, y al poco cruzamos los palos que salvan un tramo del sendero pero que están en buenas condiciones para cruzarlo, en el descenso a nuestra espalda y con su pétrea mirada nos acompaña la figura del conocido Lobo de Tirajana que en este día estaba manso.
Todo siguió con tranquilidad y agradable descenso hasta que llegamos al barrio de la Culata de San Bartolomé,esta ruta con mucho gusto hay que repetirla y la disfruten el resto de compañeros de Dpateo
Juan Mateos
 
Fotos de Juan Mateos

Fotos de Vicente Ojeda


Una parte del grupo fue a patear por LAS TRES GRANDES PRESAS

CHIRA-SORIA-LAS NIÑAS.

Las tres grandes presas de Gran Canaria dan mucho juego a los
senderistas y a los amigos del deporte en la naturaleza, la magia de
las rocas, el retiro a un lugar especial y la relación tan sana que se
da entre los compañeros siempre dan como resultado un día agradable.
Tuvimos una sana discusión sobre la capacidad de la Presa de
Soria, tiramos del móvil y la zanjamos. El agua de todas las presas de
Gran Canaria llenas cabría en ella, no se hable más. A lo largo del
sendero cada uno tuvo ocasión de contar las peripecias de cada una de
las veces que ha estado por la zona, todos están bien de memoria y de
lengua, nos percatamos que algo grandioso tiene esta zona cuando
recordamos cada anécdota de cada día vivido por allí.
La pena es lo lejos que están y la total falta de
comunicaciones públicas entre ellas, hay que darle a la imaginación
para hacer una ruta y recoger los coches del modo menos costoso
posible.
Ya hemos visto al equipo de observadores revisando el camino
del Cañadón del Hierro para nuestra seguridad. Enhorabuena por la
iniciativa, ya veremos como y cuando nos llevan a los demás.
Les damos vacaciones por Navidad, pueden hacer los caminos que
quieran. Benja.


Fotos de Benjamín